Fainá de garbanzos

La fainá es una tortilla (como las mejicanas) en forma de disco, hecha con harina de garbanzos, de poco espesor y que se consume una vez horneada. En Italia no es raro comerla para acompañar a la pizza. Es muy sencilla de preparar y podemos añadirle los ingredientes que queramos. Al no contener harina de trigo es apta para celíacos, y para seguidores de la dieta Seignalet.

Los ingredientes para preparar la fainá son simplemente:

• 200 gr. de harina de garbanzos
• 600 cc. de agua (3-4 tazas)
• sal

Lo primero que haremos será aceitar el molde pizzero (o la bandeja del horno) y calentarlo en el horno durante 10 minutos. Mezclamos la harina de garbanzos con el agua, asegurándonos de que no queden grumos, y echamos sal según nuestro gusto. También podemos añadir pimienta. La mezcla será bastante líquida. La dejamos reposar unos minutos y después la echamos en el molde, y lo colocamos en la parte superior del horno, a fuego medio, hasta que se dore. Luego lo pasamos a la parte inferior hasta su cocción total. Tardará una media hora en cocerse, siempre dependiendo del horno, la temperatura, y el grado de cocción y tueste deseado. Dejamos entibiar para desmoldar.

Ya os hemos explicado la manera de hacer una fainá básica, pero a partir de esta receta podemos ir agregando ingredientes para hacerla de otras maneras. Por ejemplo, a la mezcla básica se le puede añadir también ajo picado, perejil, orégano, dos cucharadas de aceite o queso.

Si queremos hacerla rellena, tendremos que preparar el doble de cantidad de la receta básica. Una mitad la meteremos en el horno hasta que empiece a tener consistencia. Entonces le podemos añadir por encima los ingredientes que queramos (verduras, jamón, cebolla, queso…), y seguidamente la otra mitad de la mezcla de harina y agua. Lo volvemos a meter en el horno hasta que veamos la parte de arriba doradita.

A la Piamontesa: agregar 50 gr. de queso rallado.
A la Turinesa: en 550 cm3 de agua licuar una cebolla mediana.
A la Genovesa: agregar dos huevos batidos.