Artículos en la categoría recetas



Bizcocho de chocolate sin glúten

Esta receta de bizcocho es la conocida receta de los vasitos pero adaptada a las dietas sin glúten, así como a la dieta Seignalet. Lo que hacemos es, simplemente, sustituir los ingredientes que no nos interesan, como la harina de trigo, por otra harina que nos vaya bien. Una de las mejores alternativas que tenemos es utilizar harina de arroz mezclada con maizena (harina de maíz sin glúten) en una relación de 2 partes de harina de arroz por una de maizena. Esta mezcla imita bastante bien la textura del glúten del trigo, consiguiendo una miga bastante consistente. La harina de arroz sola no es tan consistente, se desmenuza más fácilmente. Podéis probar otras combinaciones según vuestros gustos y necesidades, por ejemplo harina de quinoa, trigo sarraceno, amaranto, mijo, fécula de patata, etc…

El mejor azúcar que podéis usar es la rapadura de caña, la panela o la “miel de caña”. El resto de azúcares no son realmente sanos, ni si quiera la mayoría de azúcares integrales, que suelen estar refinados. El azúcar que tiene los granitos muy sueltos está refinado. Por supuesto, evitaremos siempre que podamos el azúcar blanco.

En esta receta usamos cacao puro en lugar de chocolate. Usamos este cacao, porque a diferencia de otros cacaos solubles (los que añadimos a la leche o preprados de chocolate a la taza), el cacao puro no lleva azúcar añadido ni otros aditivos que no nos interesa tomar. Por eso el cacao puro no es dulce ni graso. Teniendo en cuenta esta característica tendremos que añadir en esta receta un poco más de aceite de oliva y más azúcar para compensar, ya que la receta original que encontraréis por ahí está pensada para cacao soluble. Si queréis probar otros sabores también podéis usar harina de algarroba para sustituir todo el cacao o una parte del mismo.

Si no queréis usar lácteos podéis usar otros tipos de leche, batidos o yogur vegetal. Esta receta sale bien con yogur, con leche de soja o con “nata” de soja, que es una especie de imitación de la crema de leche a base de soja. En la receta original se usa un yogur y una vez vacío se utiliza el mismo envase para medir los otros ingredientes. Si usáis leche de soja utilizad un vaso o una taza para hacer las mediciones. Las medidas de la receta se refieren a vasitos de yogur.

Ingredientes para el bizcocho de chocolate sin glúten para 8-10 personas aproximadamente:

·6 huevos
·2 yougures (2 vasitos) o leche de soja
·2,5 vasitos de aceite de oliva suave
·4 vasitos de azúcar (rapadura)
·3 vasitos de harina (de arroz, maizena, quinoa, etc…)
·2 vasitos de cacao puro
·1 sobre levadura
·1 pizca de sal

Preparación:

Empezamos montando las claras de los huevos a punto de nieve, añadiendo una pizca de sal. A continuación mezclamos bien las yemas con el yogur o la leche vegetal, añadimos el aceite de oliva, un poquito más de sal, el azúcar, la levadura y finalmente el cacao.

Cuando tengamos esta mezcla añadimos las claras poco a poco para mantener la esponjosidad del punto de nieve. Si no queréis montar las claras el bizcocho saldrá bueno igualmente, algo menos esponjoso eso sí…

Preparamos un molde encamisado (con mantequilla y harina espolvoreada) o con papel de aluminio para que sea fácil de desmoldar después. Vertemos la mezcla en el molde y la metemos en el horno, ya precalentado, a 175ºC durante 40 minutos. Siempre es mejor hornear solamente con calor por debajo, para que el bizcocho suba lentamente y no se queme por arriba. Dependiendo del horno y las condiciones de cada zona, el horneado correcto del bizcocho puede variar entre 25 y 60 minutos, por lo que es aconsejable que si no tenéis práctica, pasados 35 minutos de cocción abráis el horno, pinchéis el bizcocho con un mondadientes o un tenedor hasta que os salga completamente limpio.

Brownie saludable

La receta que os proponemos es la de un brownie norteamericano. Sin embargo, como siempre en nuestra web, hemos modificado los ingredientes de la receta para hacerla sana, y compatible con la dieta Seignalet y los intolerantes al gluten. Básicamente hemos eliminado la harina de trigo, sustituyéndola en este caso por harina de arroz integral. También podéis probar con otras harinas que os vayan bien. Sin embargo, lo ideal es tener como base la harina de arroz, integral o blanca, y añadir en una proporción menor otras harinas. Hemos probado con una parte de harina de algarroba y también con una parte de harina de garbanzos y el resultado es muy bueno.

El otro ingrediente que siempre sustituimos es el azúcar blanco. En lugar de azúcar refinado usamos azúcar integral de caña, rapadura de caña. También podéis optar por la panela o por la miel o jugo de caña. Estas son las tres únicas variedades de azúcar que son realmente sanas. Tened cuidado con el azúcar moreno, ya que la mayoría de marcas comerciales utilizan algún proceso de refinado para que el azúcar quede más bonito y más suelto. El azúcar sin refinar es pegajoso y sus granitos no se separan fácilmente.

La receta original lleva algunas nueces para mezclar con la masa del brownie. Si queréis podéis prescindir de ellas o utilizar algún otro fruto seco.

La receta que os mostramos es para un recipiente de 20cm x 20cm, aspecto que debemos tener en cuenta para que la altura del brownie sea la correcta. Con menor espesor se nos puede quemar, y con más grosor nos puede quedar demasiado crudo pro dentro.

Ingredientes para 20×20:

150 gr. de chocolate negro para postres (o similar)
200 gr. de margarina (Tulipán, Flora, etc… a poder ser no hidrogenada)
200 gr. de azúcar moreno (rapadura, panela o jugo de caña)
80 gr. de harina de arroz integral (u otras harinas)
4 huevos

El primer paso que debemos hacer es fundir la margarina con el chocolate. Lo mejor es hacerlo al baño María, para que no se queme y se derrita lentamente. También podéis optar por hacerlo en un cazo a fuego muy muy lento y removiendo constantemente, retirándolo del fuego de vez en cuando si véis que se quema. Cuando esté todo derretido y mezclado, lo dejamos enfriar.

Por otra parte ponemos los huevos y los mezclamos con el azúcar. Es preferible batir los huevos antes de añadir el azúcar. Cuando ya lo tengamos mezclado le añadimos la mezcla de margarina y chocolate. Aquí es importante que esta mezcla ya esté templada, si no los huevos pueden cuajar y nos quedará una parte de la mezcla muy sólida y otra líquida.

Cuando ya tengamos la mezcla añadimos la harina con cuidado, para que no queden grumos. Si vemos que al final nos han quedado grumos podemos colar la mezcla con un colador e ir aplastando los grumos, o pasarle una batidora.

Preparamos el molde de 20×20. Si es de cristal tipo Pyrex no hace falta prepararlo, pero si utilizmos uno metálico es mejor poner papel de aluminio encima o untarlo con aceite o mantequilla y harina (encamisarlo) para que luego no se pegue demasiado.

Horneamos a 180ºC durante 40 minutos. El horno debe estar precalentado, como es habitual. La temperatura y el tiempo pueden variar dependiendo del horno que tengamos y del clima. En nuestro caso, pasados esos 40 minutos apagamos el horno y dejamos el brownie dentro todavía unos 20 minutos más. Después lo sacamos. Esto lo hacemos para no darle cambios bruscos de calor al brownie, para que pueda subir y bajar lentamente y evitar roturas.

Durante el horneado este pastel sube mucho, aunque en realidad lo hace por capas, es decir se rompe en diversas capas y cada una de ellas se mueve por separado. Al bajar el calor todo vuelve a su sitio y queda uniforme.

A continuación os dejamos la cantidad de ingredientes para un molde más grande, en este caso de 23cm x 33cm, una medida más habitual para moldes:

285 gr. de chocolate
380 gr. de margarina
380 gr. de azúcar
150 gr. de harina
7,5 huevos (podéis poner 7 huevos grandes u 8 huevos pequeños)

Para cualquier otro molde podéis calcular la cantidad de ingredientes que necesitaréis a partir de la receta de 20×20, calculando la superfície. Es dedir, en el molde de 20×20 tenemos una superfície de base de 400cm2. Para cualquier otro molde tenemos que multiplicar sus medidas para ver su superfície. Si el molde que usamos tiene una superfície de 900cm2 calculamos la equivalencia así: 150gr es a 400cm2 como X es a 900cm2:

X = 900 ; X= 900×150/400
150 400

O lo que es lo mismo, para saber cualquier medida final multiplicaremos la medida original por el tamaño de nuestro molde y después la dividiremos por 400, que es el tamaño original.

Bizcocho de arroz

Este bizcocho está pensado para celíacos y seguidores de la dieta ancestral. La elaboración del bizcocho es la tradicional, pero sustituimos la harina de trigo por harina de arroz. La harina de arroz es más densa que la de trigo, por lo que si usamos el mismo peso de ambas harinas, la de arroz tendrá menos volumen. Por eso echamos más cantidad de harina de arroz que en la receta original con trigo. Hemos probado con otras harinas (quinoa, teff, trigo sarraceno, garbanzos y algarroba), pero el resultado no es tan bueno. Sin embargo, es interesante probar mezclas de harina utilizando la de arroz como base y añadiendo otras en menor medida. Por ejemplo, se pueden utilizar 2 o 3 medidas de harina de arroz por una de harina de maíz (maizena) o fécula de patata. Esta combinación permite imitar mejor la textura del glúten de la harina de trigo.

También hemos sustituido en esta receta los lácteos por lácteos de soja. En este caso utilizamos nata de soja, pero podríamos usar yogur de soja o un yogur natural si no tenemos problemas con los lácteos. Los frutos secos quedan muy bien en el bizcocho, podéis usar los que más os gusten o prescindir de ellos si queréis. El azúcar, para que sea sano, tiene que ser rapadura de caña, miel de caña o panela. El anís se usa para aromatizar el bizcocho, se puede sustituir por algún otro licor o prescindir de él si no os interesa.

Ingredientes:

·400 gr harina de arroz (3 o 4 vasos)
·1 vaso aceite oliva
·1 vaso azúcar moreno
·1 brick de nata de soja para cocinar (225ml o 1 vaso)
·4 huevos
·2 sobres levadura (tipo Royal)
·1 cucharada sopera de anís (del mono)
·nueces o piñones al gusto

Esta receta se basa en una conocida receta para bizcocho que os ponemos aquí por si queréis también probarla o intercambiar algún ingrediente de la receta que os proponemos:

Tradicional bizcocho de yogur:

1 vasito de yogur
1 vasito de aceite de oliva virgen extra
2 vasitos de azúcar
3 vasitos de harina
3 huevos
1 sobre de levadura química o impulsor

Elaboración de la receta para bizcocho (sirve para ambas recetas):

Empezamos batiendo los huevos en un bol. Sin parar de batir, añadimos el azúcar hasta que esté bien mezclado. Seguidamente añadimos la nata de soja (o yogur) y el aceite y seguimos batiendo la mezcla. Por último, añadimos la harina junto con la levadura y mezclamos, intentando que no queden grumos.

Encamisamos un molde con mantequilla y harina, o ponemos papel de horno o de aluminio para que el bizcocho no se pegue después y agregamos la masa. Ponemos el molde con la masa en el horno ya precalentado a 180º durante 35 minutos. El tiempo siempre va a depender del tipo de horno y otro factores. Es imprescindible no abrir el horno a media cocción, si no el bizcocho no va subir correctamente.

Bizcocho de chocolate sin harina

Esta deliciosa receta para bizcocho en realidad no es un bizcocho, ya que al no llevar harina no tenemos la esponjosidad que aporta la levadura al bizcocho tradicional. Para que os hagáis una idea, la textura es más parecida, aunque más densa, a una tarta de queso o a un puding muy denso, e incluso nos puede recordar un brownie. Lo mejor es probarla y veréis que nada tiene que envidiar a un bizcocho. Al no contener harina, es ideal para celíacos y seguidores de la dieta Seignalet (si pasamos por alto el tema de la cocción y el azúcar y la lactosa contenidos en el chocolate).

Los ingredientes son:

· 8 huevos
· 280gr de chocolate de cobertura
· 115 gr de margarina no hidrogenada
· 70 gr de azúcar moreno
· 1 cucharadita de esencia de vainilla

En cuanto a los ingredientes: en realidad podemos usar cualquier chocolate negro, pero el de cobertura es el que mejor nos va a fundir con la margarina. Si queremos eliminar por completo la lactosa y el azúcar del chocolate podemos hacerlo a partir de cacao puro 100%. Optamos por la margarina no hidrogenada ya que es más sana, sin grasas trans, aunque es difícil de conseguir. Siempre se puede optar por el Tulipán, Flora, etc… de toda la vida, aunque lleven un cierto porcentaje de grasas hidrogenadas. El único azúcar moreno saludable es el jugo de caña (o miel de caña, que se vende en Mercadona), la rapadura de caña (Veritas), o la panela (popular en países latinoamericanos). La esencia de vainilla es opcional, pero sin duda le aporta un gran sabor a la tarta. Se puede encontrar en la sección de complementos para tartas en algunos supermercados.

Preparación:

Precalentamos el horno a 150ºC. Mientras, colocamos el chocolate troceado junto con la margarina en un recipiente al baño María para conseguir derretir y mezclar ambos ingredientes poco a poco. Aunque no es igual de eficaz, también podemos hacer esta operación en un cazo a fuego muy muy lento. Echamos encima la esencia de vainilla para que vaya dando sabor a la mezcla. Una vez derretido y mezclado, lo dejamos enfriar a temperatura ambiente. Separamos las yemas de las claras. Montamos las claras a punto de nieve con un pellizquito de sal. Añadimos el azúcar a las claras manteniendo el punto de nieve, es decir sin dejar de batir. Cuando la mezcla de chocolate y margarina esté templada, añadimos las yemas rápidamente para que no se cuajen. Si la mezcla está demasiado caliente las yemas cuajarán, quedando una parte de la mezcla muy espesa y una parte muy líquida. Cuando las claras y el azúcar estén bien mezclados, añadiremos poco a poco la mezcla de chocolate, margarina y yemas, haciendo movimientos envolventes para mantener la esponjosidad del punto de nieve.

Preparamos un molde con papel para horno o usamos la misma margarina o aceite para enharinarlo y evitar que se pegue la tarta. Colocamos en el horno, que ya tendremos caliente a 150ºC, con calor abajo, para que la mezcla suba. Para que no se nos baje, no debemos abrir el horno hasta que hayan pasado, como mínimo, 40 minutos. Dependiendo del horno y otras circunstancias, el bizcocho estará listo entre 40 min. hasta 60 min. o más. Lo sabremos cuando al pincharlo con un mondadientes o un tenedor éste nos salga limpio.

Si lo dejamos reposar y lo metemos en la nevera estará aún mejor al cabo de unas horas o al día siguiente.

Fainá de garbanzos

La fainá es una tortilla (como las mejicanas) en forma de disco, hecha con harina de garbanzos, de poco espesor y que se consume una vez horneada. En Italia no es raro comerla para acompañar a la pizza. Es muy sencilla de preparar y podemos añadirle los ingredientes que queramos. Al no contener harina de trigo es apta para celíacos, y para seguidores de la dieta Seignalet.

Los ingredientes para preparar la fainá son simplemente:

• 200 gr. de harina de garbanzos
• 600 cc. de agua (3-4 tazas)
• sal

Lo primero que haremos será aceitar el molde pizzero (o la bandeja del horno) y calentarlo en el horno durante 10 minutos. Mezclamos la harina de garbanzos con el agua, asegurándonos de que no queden grumos, y echamos sal según nuestro gusto. También podemos añadir pimienta. La mezcla será bastante líquida. La dejamos reposar unos minutos y después la echamos en el molde, y lo colocamos en la parte superior del horno, a fuego medio, hasta que se dore. Luego lo pasamos a la parte inferior hasta su cocción total. Tardará una media hora en cocerse, siempre dependiendo del horno, la temperatura, y el grado de cocción y tueste deseado. Dejamos entibiar para desmoldar.

Ya os hemos explicado la manera de hacer una fainá básica, pero a partir de esta receta podemos ir agregando ingredientes para hacerla de otras maneras. Por ejemplo, a la mezcla básica se le puede añadir también ajo picado, perejil, orégano, dos cucharadas de aceite o queso.

Si queremos hacerla rellena, tendremos que preparar el doble de cantidad de la receta básica. Una mitad la meteremos en el horno hasta que empiece a tener consistencia. Entonces le podemos añadir por encima los ingredientes que queramos (verduras, jamón, cebolla, queso…), y seguidamente la otra mitad de la mezcla de harina y agua. Lo volvemos a meter en el horno hasta que veamos la parte de arriba doradita.

A la Piamontesa: agregar 50 gr. de queso rallado.
A la Turinesa: en 550 cm3 de agua licuar una cebolla mediana.
A la Genovesa: agregar dos huevos batidos.